Ejemplos de CV: 50 modelos gratuitos para descargar

Cronológico, cronológico inverso, en Word, en PowerPoint, funcional, temático, de diseño, original o incluso creativo… El currículum vitae bajo todas sus formas

Actualmente estás buscando trabajo y, como todo el mundo, te apresuras a enviar tu currículum vítae a los contratadores.

Redactar un CV es una etapa esencial e ineludible de la búsqueda de empleo. Sea en formato físico en papel o en soporte informático, un currículum vitae bien redactado permite presentarse y realzar el valor del propio recorrido profesional. Su objetivo principal es convencer al empleador, despertar su deseo de conocerte.

Este sitio está concebido para ayudarte a comprender los diferentes pormenores necesarios para la redacción de un buen CV. Es asimismo una guía que te ayudará a perfeccionar la redacción de tu candidatura para convertirla en una herramienta eficaz en tu búsqueda de empleo. Además, ponemos a tu disposición numerosos ejemplos de CV que podrás descargar y modificar según tu experiencia y preferencias. Por último, te ofrecemos gran cantidad de otros recursos que te ayudarán en tus gestiones de búsqueda de empleo.

Los modelos de CV que te proponemos en este sitio están en formato PowerPoint; al contrario que los CV en formato Word, los ficheros .ppt son compatibles con el conjunto de programas de tratamiento de texto (Microsoft Office, OpenOffice, Free Office, Google Docs, etc.). Además, todos nuestros CV para descargar son gratuitos.



Ejemplo de CV Simple y Clásico

Si presentas tu candidatura para un puesto o sector de actividad tradicional (contabilidad, administración…), es de buen tono utilizar un CV de los denominados clásicos. Atención: Clásico o Simple no quiere decir aburrido. Un CV clásico será a menudo más racional, organizado y más fácil de leer que los CV de Diseño o Creativos. He aquí una selección de nuestros Modelos de CV Clásicos. Son de acceso gratuito.

  • CV tradicional
  • CV elegante
  • CV eficaz
  • CV con entramado

  • CV alineado
  • CV Times
  • CV cenefa
  • CV simple, azul

  • CV rayado
  • CV clásico, lleno

  • Consultar todos nuestros modelos de CV clásicos >>>

    Ejemplo de CV Original

    Ejemplos de CV Originales. Estos modelos se adaptarán con facilidad a todo tipo de sector y de profesión. Los estudiantes y las personas en busca de empleo con falta de experiencia también lo encontrarán muy útil.

    • CV Marketing
    • CV Profesional
    • CV en columna
    • CV atractivo

    • CV agresivo
    • CV seductor
    • CV refinado
    • CV dinámico

    • CV en una página
    • CV formal

    Consultar todos nuestros modelos de CV originales >>>

    Ejemplos de CV Modernos

    20 modelos de CV Modernos que pueden ser utilizados en cualquier tipo de ocasión. CV adaptables, modernos y bien estructurados para realzar tus competencias y recorrido profesional.

    • CV para descargar
    • CV para rellenar
    • CV virgen
    • CV con foto

    • CV por competencia
    • CV formación Técnica Superior
    • CV modificable
    • CV ayudante de enfermería

    • CV auxiliar de ayuda a domicilio
    • CV de ejecutivo/directivo
    • CV estudiante en prácticas
    • CV estudiante de máster

    • CV estudiante profesional
    • CV comercial / vendedor
    • CV contable
    • CV formador

    • CV comunicación
    • CV funcional
    • CV hostelería / restauración
    • CV Office

    Consultar todos nuestros modelos de CV modernos >>>

    La Guía del CV

    El CV, pasaporte para una entrevista de trabajo

    Ya se trate de una candidatura espontánea o de responder a una oferta de trabajo, el CV es con mucha frecuencia el primer documento consultado por un contratador, incluso antes de leer tu carta de presentación.

    En sólo unos segundos (entre 6 y 30, según los estudios), queda todo dicho: o bien entrarás a formar parte de una primera selección que te conducirá a la siguiente etapa, o bien desaparecerás de entrada y para siempre de la lista de candidatos.

    Por lo tanto, la importancia del CV es capital. En menos de medio minuto, debe informar a su destinatario de lo esencial y proporcionar una imagen tuya positiva y motivadora. Tanto de fondo como por su presentación, será (o no) tu primer pasaporte hacia una eventual entrevista.

    ¿Cuáles son las expectativas de un empleador?

    Respecto a la forma

    Por definición, un empleador o un Director de Recursos Humanos es alguien ocupado que valora especialmente la eficacia. Espera un CV con información precisa, clara y estructurada, que le permita saber inmediatamente si correspondes o no al perfil buscado. Tus probabilidades de pasar una primera selección dependerán por lo tanto directamente de la facilidad de acceso a la información deseada. Un CV demasiado largo, confuso, o mal estructurado, será rechazado de inmediato. A no ser que estés buscando tu primer empleo, todos los datos relativos a tu último puesto de trabajo (sobre todo si guarda una relación directa con aquél que estás solicitando), a tu recorrido profesional y a tu formación deben clasificarse con rigor y ser presentados de forma que “salten a la vista” del lector.

    Por el contrario, resulta contraproducente rellenar exageradamente un CV con elementos que no guarden ninguna relación con el puesto disponible. Un empleador quiere saber con quién está tratando y si tienes las competencias y la experiencia necesarias, nada más. Mencionar un Graduado Escolar si posees una diplomatura en informática, o un empleo temporal como recogedor de melones durante tus años escolares si solicitas un puesto de cocinero en línea multimedia en las grandes superficies, es poco probable que le vaya a interesar. La pertinencia de la información, la claridad y el atractivo son las claves para un CV con éxito, que se clasificará en el “montón bueno” en vez de terminar en la papelera.

    Respecto al fondo

    Evidentemente, es imperativo que tu recorrido profesional y tus competencias estén en consonancia con los requisitos del puesto que estés solicitando.


    Redactar tu CV

    Primera etapa: la recogida y la clasificación de la información

    No hay un CV universal, establecido de una vez por todas sea quien sea su destinatario. Para empezar, resultará útil elaborar y guardar un documento tipo, en el cual integrarás toda la información sobre ti: datos personales, estudios, prácticas, experiencia profesional detallada y exhaustiva. Este documento completo te permitirá disponer de todos los elementos necesarios, te servirá de base, pero en ningún caso debes utilizarlo tal cual.

    A continuación, deberás realizar una clasificación entre estos elementos, de tal manera que produzcas un CV circunstancial, adaptado a cada destinatario. Incluso si te presentas a un tipo de puesto similar en diferentes empresas, la información que debes resaltar no tiene por qué ser la misma de un interlocutor a otro.

    La personalización del CV, en función de lo que hayas podido averiguar de las expectativas concretas de un empleador, puede resultar decisiva para conseguir una entrevista. Una empresa conocida por la calidad de su relación con el cliente será receptiva a tus competencias en materia de gestión telefónica. Otra, relacionada con las nuevas tecnologías, se interesará más específicamente en tu maestría de tal o cual programa informático...

    El título, o “cabecera”

    Inmediatamente después de tus datos personales, eventualmente acompañados de una foto, será bienvenida una fórmula corta, en caracteres en negrita, a modo de título de tu CV. Esta fórmula tiene como objetivo definirte en unas cuantas palabras, en relación con el puesto al que te presentas. En este caso se trata de concentrarse en lo fundamental, con la intención de atraer la atención del contratador hacia la total adecuación entre tu perfil y tu candidatura.

    A modo de ejemplo, si ya cuentas con un recorrido profesional que destacar: “Responsable de ventas, 7 años de experiencia en el sector agroalimentario”, o incluso, para una búsqueda del primer empleo: “Electromecánico, diplomado en prácticas, sector automovilístico”.

    Esta fórmula de cabecera es un elemento imprescindible hoy en día en los CV. Debe ser objeto de una atención particular para poder cumplir su objetivo al 100%.


    Los apartados esenciales del CV

    Por orden, y con independencia del tipo de CV elegido, los apartados esenciales siempre son los mismos: información personal, título o cabecera, experiencia profesional, formación.

    La información personal

    La información personal

    Los datos personales indispensables son por supuesto el nombre, la dirección completa, los números de teléfono fijo y móvil (preferiblemente incluyendo las horas a las que estás disponible), y por último la dirección de email.

    Para este último punto, debe intentarse en la medida de lo posible utilizar una dirección seria. Resulta preferible una dirección de tipo nombre.apellido@mail.com a algo como minino.gordo585@mail.com.

    Por último, ten en cuenta que la información sobre tu estado civil, como la edad, la situación familiar o la nacionalidad, no es obligatoria. De ti depende valorar si puede aportar algo con vistas al puesto en cuestión.

    La experiencia profesional

    La experiencia profesional

    Salvo en el caso de la búsqueda del primer empleo, el apartado “experiencia profesional” es determinante. Para cada empleo incluido, debe contener las fechas, una indicación precisa del trabajo realizado y también el nombre y localización de la empresa.

    En el caso de los puestos con una relación directa con tu candidatura, se proveerá información complementaria sobre las tareas y responsabilidades ejercidas, así como eventuales resultados en cifras.

    Si ya cuentas con una carrera profesional nutrida, resulta inútil recargar el CV con pequeños trabajos realizados hace largo tiempo mientras estabas de vacaciones. Por otra parte, los “agujeros” prolongados no son bien vistos, a menos que se justifiquen con periodos de formación (especialmente en cursos de desempleo) u otras razones positivas (baja parental, año sabático justificado…).

    En el caso de un principiante, este apartado incluirá posibles prácticas en empresas, haciendo hincapié en las que estén relacionadas con el trabajo contemplado.

    Formación / Títulos

    Formación / Títulos

    El apartado “formación” no debe en ningún caso consistir en un catálogo detallado de todos tus estudios desde preescolar. Debe concentrarse en tus diplomas o niveles de estudios de mayor rango (fechas, diploma obtenido, centro).

    Si posees un máster, no tiene sentido mencionar el graduado escolar (a no ser que hayas conseguido un sobresaliente).

    Cualquier formación complementaria relacionada con la candidatura merece sin duda un desarrollo particular.


    Los apartados anexos

    El apartado sobre las competencias o conocimientos específicos (idiomas extranjeros, programas informáticos…)

    competencias

    Esta parte no es indispensable si dichos elementos ya han sido incluidos en los apartados “experiencia profesional” o “formación”. En cualquier caso, debe resultar útil.

    Mencionar un inglés leído, hablado y escrito sin más detalles no vale para nada, sobre todo si el puesto codiciado no exige ninguna competencia en este campo. Te corresponde valorar si un apartado de estas características puede ser una ventaja para tu candidatura, en cuyo caso deberá incluir elementos significativos.

    El apartado “intereses / aficiones”

    El apartado “intereses / aficiones”

    Es el apartado tradicional de cierre de un CV, y también debe ser pertinente. Con ocasión de una eventual entrevista de trabajo, su contenido será a menudo aprovechado por el entrevistador para entablar una conversación destinada a conocerte mejor. Deben evitarse menciones simplistas como “cine, lectura, deporte”. Sé algo más preciso, y sobre todo sincero, lo cual te permitirá tener argumentos que desarrollar si surge el tema durante la entrevista.

    ¿CV con o sin foto?

    Las dos alternativas tienen sus partidarios, y la discusión no está bien definida. Legalmente, seleccionar a un candidato por su apariencia cae dentro de la discriminación, con la excepción de ciertos sectores de actividad bien definidos. En un mundo ideal, por tanto, el CV sin foto debería ser la norma. En el mundo real, la cosa es bien distinta. Vivimos en una civilización de la imagen. Con toda naturalidad, una foto atrayente captará la atención y se fijará en la memoria del empleador, mientras que un CV sin foto, con competencias idénticas, tendrá mayor tendencia a ser olvidado.

    Si te decides por el CV con foto, ésta debe cumplir su misión, y no perjudicarte. Un retrato realizado por un profesional, con fondo neutro, será una ventaja, en tanto que es mejor evitar las “selfies” hecha al tuntún o las fotos con difuminado. Una sonrisa y un porte serio son lo más adecuado. Intenta adoptar una pose natural, pero sin exceso de relajación. Debes parecer la persona que realmente eres, porque de lo contrario, la diferencia puede resultarte perjudicial en caso de que se concrete una entrevista de trabajo.

    Los diferentes tipos de CV

    Los diferentes tipos de Curriculum Vitae

    El CV cronológico inverso

    Este tipo de CV es el más utilizado hoy en día. Como su propio nombre indica, presenta en primer lugar la última experiencia profesional en fecha, para ir retrocediendo en el tiempo hasta llegar a la más antigua. En los casos en que se posee una carrera nutrida, este CV tiene la ventaja de la legibilidad y la pertinencia, sobre todo si el último puesto ocupado guarda relación directa con el perfil del empleo contemplado.

    El CV cronológico

    Al contrario que el CV cronológico inverso, este tipo de CV presenta las experiencias profesionales desde la más antigua hasta la más reciente. Está más indicado en caso de recorrido profesional poco prolongado, y puede tener la ventaja de poner de manifiesto una coherencia y una evolución en una carrera principiante (promoción, cambio de puesto dentro de una misma empresa, etc.)

    El CV funcional (o temático)

    Este tipo de CV clasifica las experiencias profesionales según las funciones desempeñadas en ciertos tipos de sectores (comercial, administrativo, producción, etc.). Por tanto, se trata de presentar estas funciones en orden de importancia respecto al puesto solicitado, enumerando en cada caso las experiencias correspondientes a cada una de ellas.

    La presentación del CV

    La presentación del CV

    Trabaja en tu CV en el ordenador

    Hoy en día, un CV debe crearse OBLIGATORIAMENTE en ordenador e imprimirse (preferiblemente en color) con una impresora de buena calidad (sobre todo si se integra una foto en forma de archivo digital).

    Utiliza un papel de calidad O BIEN pensado para el formato PDF

    El papel, en formato 21/29,7 cm (A4), deberá ser de buena calidad. El CV ocupará un máximo de dos caras (sobre todo no se debe imprimir a doble cara). Si envías tu CV por email, piensa en convertirlo a formato PDF. Esto permitirá evitar cualquier problema de compatibilidad entre el formato inicial de tu CV y la versión del programa del ordenador (tratamiento de texto) del empleador.

    Piensa en los márgenes

    Los apartados deben quedar espaciados, con márgenes y una separación entre los apartados suficiente, pero no excesiva.

    Resalta tus competencias pero permanece sobrio

    La tipografía utilizará una sola fuente de caracteres de tipo estándar (roman, helvetica, arial…). Las fuentes fantasiosas (tipo comic) deben excluirse por completo. La utilización de diferentes tamaños de fuente, de la negrita y de la cursiva resulta suficiente para variar las tipografías con el propósito de resaltar los títulos de los apartados y otras diferenciaciones.

    Las palabras clave para una presentación con éxito son la claridad, la legibilidad y la sobriedad.

    La utilización del color aportará un toque agradable suplementario, siempre que se utilice también con medida y sobriedad.

    Utiliza los modelos de CV listos para usar

    En internet (y en este sitio) hay gran cantidad de CV diseñados por profesionales y aficionados iluminados disponibles de forma gratuita, en los formatos de tratamiento de texto más corrientes. Al elegir uno de estos modelos, incluso adaptándolo a tus necesidades, ganarás tiempo y te evitarás errores de presentación que podrían perjudicar tu candidatura.

    Errores a evitar y consejos de sentido común

    CV  : Errores a evitar y consejos de sentido común

    Un CV ilegible

    Una presentación sin espacios, sin resaltado de los elementos clave, una foto pixelada o sacada en un día poco favorecedor, son otros tantos defectos que enviarán tu CV directamente a la papelera. Lo mismo puede decirse de un papel de mala calidad o de una impresión poco definida (sobre todo, ¡evita las fotocopias de fotocopias!)

    Un CV repetitivo y sin contenido

    Por lo que respecta al contenido, un CV repetitivo y plano, cuajado de datos inútiles, donde nada llama la atención, disuadirá de forma inevitable a un empleador de buscar entre una masa confusa y compacta de elementos que podrían o no interesar. El resultado será el mismo: a la papelera.

    Un CV mal presentado

    Resulta obligatorio vigilar la presentación tanto como el contenido. Esta adaptación causará en el lector del CV una primera impresión favorable, que puede resultar decisiva en el momento de una preselección con vistas a una entrevista.

    Un CV atractivo

    Los datos esenciales (información personal, título, elementos del recorrido profesional relacionados con el perfil del puesto, etc.) deben ser accesibles de forma inmediata, a primera vista. El CV debe “atraer” en sólo unos pocos segundos, para poder ser retenido para una lectura más detenida en un segundo momento.

    Un CV (candidato) positivo

    Resulta igualmente imprescindible utilizar un vocabulario positivo, y descartar todos los términos con una connotación potencialmente negativa, como “difícil”, “necesidad”, etc., así como todas las faltas de ortografía y sintaxis.

    Haz que alguien lea tu CV

    Por último, conviene hacer leer el CV a una mirada exterior, si es posible competente en la materia (¿por qué no un directivo de empresa que conozcas, preocupado él mismo por la cuestión?)